Endodoncia

Endodoncia

¿Qué es?

La endodoncia mas conocida como “matar el nervio” es el tratamiento con el que eliminamos el tejido pulpar (nervio) del diente. Este procedimiento se emplea con motivo de una infección e inflamación del nervio dentario producida por una gran destrucción de diente, como consecuencia de una caries profunda, por abrasiones o por sobrecargas.

¿Para qué sirve?

Este tratamiento nos permite salvar y conservar la pieza de forma estable a largo plazo evitando su extracción. Al realizar esta técnica conseguimos eliminar la infección, la inflamación, el dolor, la sensibilidad y devolvernos el estado de salud oral a la boca, sin necesidad de sacarle ningún diente.

¿Cómo es el procedimiento?

Para determinar que un diente debe ser tratado con una endodoncia o también llamado tratamiento de los conductos radiculares, es indispensable hacer un diagnóstico preciso. Para ello, se llevan a cabo una serie de pruebas que ayudarán a establecer cuál es el estado del nervio (radiografías, pruebas de estímulos térmicos y de presión).

Posteriormente se elimina el tejido cariado y se accede al nervio dental.  se localizan los conductos radiculares y se limpian mediante el limado de los mismo y la aplicación de irrigación con desinfectantes.

Actualmente esta preparación se lleva a cabo mediante instrumentos mecanizados, que permitirán que la limpieza y conformación de los conductos sea mucho más eficiente.

Una vez limpios dejamos un desinfectante a nivel interno que debe actuar durante una semana. Al finalizar este tiempo lavamos el desinfectante y rellenamos los conductos con un material definitivo de forma que queden totalmente sellados, impidiendo así el tránsito bacteriano.

Es normal que, por unos días tras terminar el tratamiento, exista una ligera sensibilidad durante la masticación.

Una vez finalizada la endodoncia, el paciente se reconstruirá  la pieza lo antes posible con el fin de evitar fracturas. Por lo general y debido a la gran pérdida de estructura dental, que ha hecho necesario el tratamiento del nervio, se recomienda un tipo de restauración que ofrezca protección del diente, es decir una incrustación de porcelana o una corona. De este modo el tratamiento será mucho más conservador y el diente tendrá más oportunidad de perdurar en el tiempo.